Las imágenes que capturamos con nuestra cámara de fotos o que directamente guardamos en nuestro ordenador, normalmente requieren una edición de los ajustes básicos que Photoshop nos proporciona,