Como redimensionar correctamente una imagen en Photoshop

El redimensionamiento de una imagen (hacerla más grande o más pequeña), cada vez cobra más importancia, ya sea para publicarla en Internet o para guardarla en nuestro álbum digital. Pero lo cierto es que hay que seguir una serie de directrices para que el redimensionado sea correcto y no presente fallos.

En Photoshop se puede redimensionar fácilmente una imagen .jpg. Pero si el archivo original que tenemos es .gif, .png o .bmp, tanto si la hacemos más grande como más pequeña, la imagen aparecerá tras la redimensión pixelada y se verá mal.

Lo primero que debemos hacer, por tanto, es convertirla a .jpg. Si no es un .gif, bastará con acceder al menú superior donde pone Archivo > Guardar como… y en la pantalla que sale a continuación escogeremos la ubicación del guardado, el nombre del archivo y en Tipo debemos escoger JPEG.
El primer problema aparece si se trata de un .gif. Si intentáis el proceso anterior comprobaréis con frustración que la extensión .JPEG no está disponible. Para ello Photoshop facilita el guardado para web.

Acceder a Archivo y en el menú desplegable veréis un poco más abajo de “Guardar como…” la opción “Guardar para web…”. Hacer click en ella.

redimensionar_imagen1

 

La pantalla que aparece es más sencilla de lo que aparenta. En la parte superior derecha tenemos las especificaciones con las que vamos a guardar nuestro archivo. En primer lugar el tipo de archivo. Veréis si pulsáis sobre el menú desplegable, que hay PNG, GIF y, menos mal, JPEG. Seleccionamos JPEG.

redimensionar_imagen3


Abajo y también a la derecha, podemos escoger el nivel de calidad, que puede ser desde Máxima hasta Baja o de 0 a 100. Si no queremos que nuestra imagen disminuya en calidad lo más mínimo, mantendremos los valores más altos. No obstante, si queremos publicarla en Internet, lo mejor es optar por una relación equilibrada de peso y calidad. Lo recomendable es oscilar entre una calidad Media-Muy Alta de 60 a 80. En la parte de la izquierda podréis ver la imagen a tamaño real y cómo va modificándose según los valores de calidad que le vamos asignando. Debajo a la izquierda se mostrará el tamaño del archivo que será menor o mayor según la calidad que le otorguemos y también podemos cambiar el porcentaje de visualización en caso de que la imagen sea demasiado grande.

redimensionar_imagen4

Cuando hayamos finalizado la edición de la imagen pulsamos Guardar. Ahora saldrá la pestaña anterior en la que seleccionamos ubicación y nombre del archivo y damos de nuevo a Guardar.
Ya tenemos la imagen en .jpg. Desde Photoshop abrimos la imagen guardada o, como se dice técnicamente, optimizada para web, y procedemos a cambiar el tamaño.

Hay dos formas de redimensionar una imagen, hacia un tamaño menor o hacia un tamaño mayor. Hacer una imagen más pequeña nunca trae dificultades y la calidad se mantendrá intacta o incluso aparentará tener más. Pero una imagen que se engrandece respecto a una imagen original más pequeña, saldrá pixelada, a no ser que el aumento sea mínimo y el cambio imperceptible.

Para redimensionar la imagen, una vez abierta en Photoshop accedemos al menú superior Imagen > Tamaño de imagen.

La pestaña de edición que se nos muestra nos permitirá editar la imagen como queramos. Debemos asegurarnos de que las opciones inferiores de “Escalar estilos” y “Restringir proporciones” están activadas. Si no, pulsamos sobre las casillas de la izquierda que las activan.
En los primeros campos podemos modificar la Anchura o Altura del documento. Lo más lógico es actuar en píxeles, a no ser que vayamos a realizar una impresión, que entonces nos aclararemos mejor con las medidas en cm.

Estas medidas las podemos cambiar a porcentuales y otros valores. Escoger el que más os interese en cada caso. Por lo general, si sólo queréis modificar la imagen para publicarla en Internet o para guardarla en vuestro disco duro, con los valores píxeles y cm tendréis suficiente.

Ahora, si modificamos la Anchura del documento, veréis que la Altura modificará automáticamente los valores, y viceversa. Esta función de proporción es la que hemos activado en los pasos anteriores y permite una redimensión de la imagen proporcional. Si los desactiváis, tan sólo cambiaréis uno de los dos parámetros (anchura o altura) y la imagen se deformará.

En la parte superior veremos cómo cambia el peso del documento, en función de si lo hacemos más grande o más pequeño. Cuando finalicemos la edición, seleccionamos OK.

La imagen ya estará redimensionada. Aquí suele experimentarse por la gente con menos experiencia en el programa, un problema común. La imagen aparece más pequeña de lo que queríamos. Se trata tan sólo de una ilusión proporcional de tamaño. Si nos fijamos, Photoshop probablemente habrá reducido la visualización de la imagen a un 33% o a un 66% y la vemos más pequeña y, probablemente, con menor calidad. Para verla correctamente podéis hacer uso de la lupa en la barra de herramientas o seleccionando en el menú superior Vista > Píxeles reales. Así veremos la imagen al tamaño real.
Finalmente guardamos la imagen con Archivo > Guardar Como o Archivo > Guardar, si queremos sobreescribir el archivo.

Incoming search terms:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *