Cómo aplicar efectos de color y blanco y negro en la misma fotografía

Quienes somos amantes del montaje fotográfico siempre nos ha llamado la atención aquellas fotografías que disfrutan de un montaje gráfico en el que algunas zonas aparecen en color, mientras que otras zonas aparecen en blanco y negro.

Lejos de ser un efecto realmente complejo, Photoshop permite realizar este tipo de montajes fotográficos de una forma muy sencilla que pasamos a explicar a continuación.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que debemos tener conocimiento del manejo de capas y la herramienta de color, explicadas ambas cosas en la web. No obstante, detallaremos cada uno de los pasos lo mejor posible para que, independientemente del conocimiento del usuario, puede efectuarse este montaje con éxito, aunque recomendamos leer previamente esta información.

En primer lugar abrimos la imagen con Photoshop. Para ello podemos arrastrarla al programa, seleccionar Archivo > Abrir o utilizar la función del teclado Ctrl+O.

Ahora debemos asegurarnos de que la ventana de capas está visible, porque es la que vamos a editar. Suele estar visible por defecto, pero no está de más saber cómo recuperarla o abrirla en caso de haberla cerrado previamente voluntariamente o no.

Para abrir la ventana de capas debemos acudir al menú de funciones superior y escoger la pestaña de “Ventana”. De entre todas las disponibles debemos seleccionar la que indica “Capas”. Tal y como aparece en el menú desplegable, justo al lado del tipo de ventana, si preferimos utilizar la tecla F7, podemos hacerlo para mostrar u ocultar dicha ventana.

Efecto blanco y negro

Dependiendo un poco de la imagen abierta, tendremos una o varias capas. En la mayoría de casos aparecerá directamente como Fondo. Debemos situar el ratón encima de esta capa y, con el botón derecho, seleccionar la opción que se nos muestra de “Duplicar capa”.

Efecto blanco y negro

Al hacer esta acción, en la misma ventana de capas veremos cómo aquella que hemos duplicado aparece repetida con el sobrenombre de “copia”. Este dato podemos modificarlo siempre que queramos si con ello nos es más fácil organizarnos. Debemos simplemente situarnos encima del nombre y hacer doble click para poder editarlo.

Una vez tengamos la capa duplicada, le vamos a quitar el color. Aunque hay varias formas de hacerlo, recomendamos seguir en este caso el siguiente proceso. Nos aseguramos de que la capa seleccionada es la duplicada. A continuación pulsamos la combinación de teclas Ctrl+U. Saldrá una ventana emergente con varias opciones y debemos indicar que la Saturación de la imagen esté en el valor negativo de “-100”. Al pulsar en OK, veremos que la imagen cambia de las tonalidades en color que tenía originalmente a una combinación de tonalidades grises.

Efecto blanco y negro

Lo mejor de todo es que lo más complicado del proceso ya está hecho, pues lo que sigue a continuación es bastante sencillo y no requiere amplios conocimientos técnicos ni gráficos.

Debemos coger la herramienta goma. Para hacerlo de forma directa, pulsamos en el teclado la letra E y, de forma automática, el cursor se convierte en una goma (hay que ponerlo encima de la imagen para notar el cambio).

De forma más detallada, explicamos que la goma es una de las opciones de la ventana de Herramientas, que se abre de la misma forma que el resto de ventanas, como la anteriormente explicada de las Capas. Debemos acudir al menú superior Ventana > Herramientas.

La herramienta u opción de “goma” está simbolizada con un dibujo de goma de borrar, en ocasiones indicada con la palabra “Borrador” (esto dependerá de cada versión de Photoshop).

Con la herramienta ya activada podemos empezar a borrar partes de la imagen. Aparecerá “mágicamente” el color original del elemento al que hemos aplicado la goma de borrar.

Efecto blanco y negro

Ponemos entre comillas lo de ser algo mágico, porque no hay mucho misterio en ello. En realidad lo que estamos haciendo es eliminar la información de la imagen en la capa duplicada, de forma que por debajo aparece la capa original. Así podemos partir de una especie de lienzo en grises al que quitamos determinadas partes para que se muestre el original de color que está inmediatamente en la parte inferior.

Lo mejor de este montaje fotográfico es que es sencillo de realizar y permite cierta relajación en el usuario. La acción con la goma de borrar no requiere que el artista sea escrupulosamente preciso, dado que el efecto suele ser en la mayoría de los casos llamativo y con el fondo en grises apenas se nota cualquier error.

Incoming search terms:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *